Ley de Coulomb: La balanza de torsión y la interacción eléctrica

La balanza de Coulomb es una balanza de tipo torsión muy sensible y delicada, que puede usarse para investigar la fuerza eléctrica entre objetos cargados . Una esfera conductiva se monta sobre un soporte y se suspende, contrabalanceada, de un hilo de torsión muy delgado.

Desarrollo de la ley

La balanza de torsión fue inventada por Coulomb para estudiar la fuerza electrostática. Este dispositivo consiste en una barra suspendida que puede girar alrededor de un eje, gracias a una fibra que se tuerce. Cuando la barra gira, la fibra tiende a devolverla a su posición original, lo cual nos permite determinar la fuerza de torsión ejercida sobre ella. De esta manera, podemos calcular la fuerza eléctrica actuando en un punto específico de la barra.

La ley de Coulomb, también conocida como ley de cargas, está relacionada con las propiedades eléctricas de los materiales y depende del tipo de carga que posean (positiva o negativa).

La Ley de Coulomb establece que la fuerza entre dos cargas puntuales es directamente proporcional al producto de las magnitudes de las cargas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que las separa. En otras palabras, a medida que aumenta la distancia entre las cargas, disminuye la fuerza eléctrica entre ellas. Esto se debe a que cuanto más lejos estén las cargas, menor será su interacción electromagnética. La relación matemática para calcular esta fuerza se conoce como balanza de torsión y nos permite entender cómo varía la intensidad del campo eléctrico en función de la distancia.

En la balanza de torsión diseñada por Coulomb, se colocó una esfera cargada en la barra y luego se posicionaron otras esferas también cargadas a diferentes distancias. A través de la medición del ángulo de giro de la barra, fue posible determinar la fuerza existente entre las esferas.

  • La fuerza de interacción entre dos cargas q 1 \,\!} y q 2 \,\!} duplica su magnitud si alguna de las cargas dobla su valor, la triplica si alguna de las cargas aumenta su valor en un factor de tres, y así sucesivamente. Concluyó entonces que el valor de la fuerza era al producto de las cargas:

Si la distancia entre las cargas se duplica, la fuerza de interacción disminuye en un factor de 4 (2²); si se triplica, disminuye en un factor de 9 (3²) y si se cuadriplica, la fuerza entre las cargas disminuye en un factor de 16 (4²). Por lo tanto, podemos decir que la fuerza de interacción entre dos cargas puntuales es inversamente proporcional al cuadrado de la distancia.

Por último, se añade una constante de proporcionalidad para convertir la relación anterior en una ecuación igualitaria.

La distancia que separa a las cargas en la Ley de Coulomb se mide en metros (m).

La ley de Coulomb establece que existe una fuerza de atracción o repulsión entre cargas eléctricas, medida en Newtons (N). Cuando las cargas tienen el mismo signo, se repelen entre sí, mientras que si tienen signos opuestos, se atraen. Esta ley es conocida por su carácter negativo.

Ley de Coulomb y la balanza de torsión

La ley de Coulomb se aplica únicamente en situaciones estables, es decir, cuando las condiciones no varían.

Cuando las cargas no se mueven o, en términos más simples, cuando se desplazan a velocidades bajas y en líneas rectas uniformes, la fuerza que actúa entre ellas es conocida como fuerza electrostática.

La Ley de Coulomb establece que la fuerza entre dos cargas puntuales es directamente proporcional al producto de sus magnitudes y inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que las separa. En otras palabras, cuanto mayor sea el valor absoluto de las cargas y más cerca estén una de la otra, mayor será la fuerza eléctrica ejercida entre ellas.

Una forma común de medir esta fuerza es a través de una balanza de torsión. Esta consiste en un hilo delgado con una barra sujeta en uno de sus extremos y un pequeño disco metálico colocado en el otro extremo. Cuando se aplica una carga eléctrica sobre este disco, se genera una fuerza electrostática que hace girar la barra hacia un lado.

El ángulo máximo alcanzado por la barra está relacionado directamente con el valor absoluto y signo (positivo o negativo) de las cargas involucradas. De esta manera, utilizando los principios básicos descritos por la Ley de Coulomb y midiendo cuidadosamente los ángulos obtenidos en la balanza, es posible determinar con precisión las magnitudes relativas e incluso calcular numéricamente las cargas puntuales involucradas.

Esta técnica resulta fundamental para comprender mejor cómo interactúan las cargas eléctricas entre sí y permite realizar experimentos controlados para estudiar fenómenos electromagnéticos diversos. Además, proporciona evidencia experimental sólida para respaldar los fundamentos teóricos establecidos por Coulomb en su ley.

En la Ley de Coulomb, las cargas eléctricas interactúan entre sí mediante fuerzas de atracción o repulsión. Estas fuerzas se determinan por una fórmula que establece su magnitud.

La ley de Coulomb se puede expresar de manera más clara utilizando magnitudes. Esta ley establece la relación entre las fuerzas eléctricas y las cargas eléctricas que interactúan entre sí. En otras palabras, nos permite calcular la fuerza ejercida por dos cargas eléctricas en función de su magnitud y distancia relativa. Es una ley fundamental en el estudio de la electricidad y tiene aplicaciones importantes en diversos campos, como la física, la ingeniería y la medicina.

_ = } q_ } }}\mathbf _ = } q_ \mathbf _ } _ \|^ }}\,}

Gráfica de la ley de Coulomb para dos cargas del mismo signo. En esta representación visual se muestra cómo interactúan dos cargas eléctricas con el mismo signo.

La ley de Coulomb establece que existe una fuerza entre dos cargas eléctricas, la cual actúa a lo largo de la línea recta que une ambas cargas. Esta fuerza es repulsiva si las cargas son del mismo signo y atractiva si tienen signos opuestos.

La ley de Coulomb establece que la fuerza eléctrica entre dos cargas puntuales es directamente proporcional al producto de sus magnitudes y inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que las separa. Al resolver un problema utilizando esta fórmula, se debe tener en cuenta el signo de las cargas involucradas.

El exponente de la distancia en la ley de Coulomb se ha determinado experimentalmente y se ha encontrado que es exactamente 2. No se han encontrado evidencias que indiquen un exponente diferente hasta el momento.

You might be interested:  El Propósito de las Leyes: ¿Por qué se crearon?

Es importante destacar que esto cumple con la tercera ley de Newton, ya que implica que hay fuerzas de igual magnitud actuando sobre.

La ley de Coulomb es una fórmula que describe cómo actúa la fuerza entre dos cargas eléctricas. Esta fuerza se ejerce a lo largo de la línea que une a las cargas y su magnitud depende del valor de las cargas y de la distancia entre ellas.

Ley de Coulomb: Constante de Torsión

En situaciones donde el entorno de las cargas no es un vacío, es necesario considerar la constante dieléctrica y la permitividad del material. La fórmula de la ley de Coulomb se expresa entonces como sigue:

F = κ | q 1 | | q 2 | r 2 \right|\left|q_ \right|} }}\,\!}

La constante de la Ley de Coulomb, cuando las cargas se expresan en culombios, tiene un valor específico.

Sin embargo, si las cargas se expresan en Unidades de Carga Elemental (UES), la constante de Coulomb adquiere una forma diferente.

Ley de Coulomb: Potencial Eléctrico

La ley de Coulomb nos dice que cuando hay una carga puntual en un lugar, se crea un campo eléctrico a su alrededor. Este campo disminuye a medida que nos alejamos de la carga. Cuando tenemos varias cargas puntuales estáticas, podemos usar el principio de superposición para calcular el campo total en un punto dado. Sin embargo, las expresiones matemáticas pueden volverse complicadas al trabajar con vectores, por lo que es más fácil utilizar una balanza de torsión para medir las fuerzas entre cargas puntuales. Esta balanza utiliza la torsión de un hilo o resorte para determinar la magnitud y dirección de estas fuerzas eléctricas.

La Ley de Coulomb establece que las fuerzas eléctricas entre dos cargas puntuales son proporcionales al producto de sus magnitudes y inversamente proporcionales al cuadrado de la distancia entre ellas. Estas fuerzas se pueden representar mediante un potencial escalar conocido como potencial de Coulomb.

La ley de Coulomb establece que la fuerza entre dos cargas eléctricas es proporcional al producto de sus magnitudes y inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que las separa. Esta fuerza puede ser expresada mediante la fórmula matemática correspondiente.

Según la ley de Coulomb, podemos concluir que existe una función escalar que cumple con la ecuación mencionada anteriormente.

El vector posición genérico de un punto donde se desea definir el potencial de Coulomb es representado por la letra y.

La Ley de Coulomb establece que la fuerza eléctrica entre dos cargas puntuales es directamente proporcional al producto de sus magnitudes y inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que las separa. Esta ley se basa en el concepto del potencial eléctrico, el cual nos permite entender cómo se comportan las cargas en un campo electromagnético. La balanza de torsión es una herramienta utilizada para medir estas fuerzas eléctricas, permitiendo así caracterizar y estudiar los campos eléctricos generados por diferentes configuraciones de carga.

Limitaciones de la Ley de Coulomb: Balanza de Torsión

La fórmula matemática de la Ley de Coulomb se aplica únicamente a cargas puntuales que están en reposo. Sin embargo, cuando nos encontramos con casos más complejos de carga estática, es necesario generalizarla mediante el uso del campo eléctrico creado por una distribución de carga determinada por ρ.

Cuando las cargas eléctricas se encuentran en movimiento, es necesario considerar el potencial de Coulomb y reemplazarlo por otro, especialmente si las velocidades de las partículas son cercanas a la velocidad de la luz. Además, cuando las cargas están muy cerca entre sí (a distancias del orden del tamaño de los átomos), la fuerza electrostática efectiva debe ser corregida teniendo en cuenta factores cuánticos. En campos eléctricos muy intensos, puede ocurrir el fenómeno de creación espontánea de pares partícula-antipartícula, lo cual requiere una corrección adicional al campo para distancias extremadamente cortas.

Verificación experimental de la ley de Coulomb

Montaje experimental para comprobar la ley de Coulomb. En este experimento, se utiliza una balanza de torsión para demostrar la relación entre las cargas eléctricas y las fuerzas electrostáticas. La balanza de torsión consiste en un hilo delgado suspendido verticalmente con una pequeña esfera cargada en cada extremo. Al acercar dos esferas cargadas entre sí, se observa que el hilo se tuerce debido a la fuerza repulsiva entre las cargas. Midiendo el ángulo de torsión del hilo y aplicando los principios de equilibrio, es posible determinar cuantitativamente la magnitud de las fuerzas electrostáticas involucradas. Este montaje experimental permite verificar directamente la ley de Coulomb, que establece que la fuerza entre dos cargas eléctricas es proporcional al producto de sus magnitudes e inversamente proporcional al cuadrado de su distancia mutua.

Es posible comprobar la ley de Coulomb a través de un experimento simple. Imaginemos dos pequeñas esferas cargadas con la misma cantidad de carga y del mismo signo, suspendidas por hilos de longitud l, como se muestra en la figura adjunta. Cada esfera está sometida a tres fuerzas: su peso mg, la tensión en el hilo T y la fuerza eléctrica repulsiva entre las esferas.

Al realizar la división de ( ) entre ( ), se obtiene como resultado:.

La distancia de equilibrio entre las esferas cargadas y la fuerza ejercida se rigen por la Ley de Coulomb. Esta ley establece que la fuerza eléctrica entre dos cargas es directamente proporcional al producto de sus magnitudes y inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que las separa. En otras palabras, a medida que aumenta la carga o disminuye la distancia, aumentará también la fuerza eléctrica entre ellas.

Para medir esta fuerza en una balanza de torsión, se utiliza un sistema compuesto por una barra suspendida en su centro con un hilo fino. En los extremos de esta barra se colocan las esferas cargadas y cuando estas están en equilibrio, no hay giro ni torsión del hilo.

El principio fundamental detrás del funcionamiento de una balanza de torsión es el momento torcional generado por el campo eléctrico creado por las cargas opuestas en cada extremo. Este momento torcional está relacionado directamente con el ángulo girado por el hilo y puede ser utilizado para determinar tanto la magnitud como el signo (positivo o negativo) de las cargas presentes.

La ley de Coulomb establece que las cargas eléctricas se repelen entre sí. Esto significa que dos cargas del mismo signo, ya sea positivo o negativo, ejercerán una fuerza de repulsión cuando están cerca una de la otra. Esta ley es fundamental para comprender el comportamiento de las cargas eléctricas y su interacción en diferentes situaciones. Un ejemplo común es la balanza de torsión, un dispositivo utilizado para medir la fuerza electrostática entre dos objetos cargados eléctricamente. En este caso, la balanza utiliza un hilo fino y una aguja suspendida para detectar el equilibrio entre las fuerzas opuestas generadas por las cargas eléctricas.

You might be interested:  La Importancia de la Ley de Conservación de la Masa

Cuando descargamos una de las esferas y la ponemos en contacto con la esfera cargada, ambas adquieren una carga q /2. En el equilibrio, la separación entre ellas será determinada por esta nueva carga compartida.

La fuerza de repulsión entre dos cargas eléctricas se determina mediante la Ley de Coulomb. Esta ley establece que la magnitud de esta fuerza es directamente proporcional al producto de las cargas y inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que las separa. En otras palabras, cuanto mayor sea el valor absoluto de las cargas y menor sea la distancia entre ellas, mayor será la fuerza de repulsión.

Debido a su estado de equilibrio, como se explicó anteriormente, la balanza de torsión cumple con ciertas condiciones.

Al realizar la división de ( ) entre ( ), se obtiene una igualdad que se expresa de la siguiente manera:

} L_ ^ }}\right)} /4} L_ ^ }}\right)}}= } }}\Longrightarrow 4 } }}\right)}^ = } }}}

es posible verificar que la igualdad se cumple dentro del error experimental. En la práctica, los ángulos pueden resultar difíciles de medir, así que si la longitud de los hilos que sostienen las esferas son lo suficientemente largos, los ángulos resultarán lo bastante pequeños como para hacer la siguiente aproximación:

Con esta aproximación, la ecuación ( ) se simplifica considerablemente.

} } } }}\approx 4 } }}\right)}^ \Longrightarrow \,\!}

} }}\approx 4 } }}\right)}^ \Longrightarrow } }}\approx ] }\,\!}

De esta manera, se simplifica la verificación al medir la distancia entre las cargas y verificar que su relación se acerque al valor indicado.

¿Qué es la balanza de torsión de Coulomb?

La balanza de torsión es un instrumento utilizado en laboratorios para medir la masa de diferentes objetos y también para calcular la fuerza electrostática. Su funcionamiento permite realizar diversos descubrimientos científicos, como el realizado por Charles Coloumb.

La balanza de torsión se basa en el principio de que cuando se aplica una fuerza a un objeto suspendido mediante un hilo o alambre fino, este tiende a girar. La cantidad de giro depende del torque aplicado y está relacionada con la masa del objeto. Mediante mediciones precisas del ángulo de giro, es posible determinar la masa desconocida.

Para utilizar correctamente una balanza de torsión, es importante seguir algunos consejos prácticos. Primero, asegúrate de que el hilo o alambre esté limpio y sin obstrucciones para evitar interferencias en las mediciones. Además, calibra adecuadamente la balanza antes de cada uso utilizando pesos conocidos como referencia.

Un ejemplo común donde se utiliza una balanza de torsión es en experimentos relacionados con cargas eléctricas estáticas. Al colocar dos objetos cargados eléctricamente cerca uno del otro y observar cómo interactúan los hilos suspensivos, podemos determinar si existe atracción o repulsión entre las cargas y cuantificar esta fuerza electrostática.

Comparación entre las leyes de Coulomb y la gravitación universal

Esta comparación es importante porque ambas leyes describen cómo se comportan dos de las fuerzas fundamentales en la naturaleza utilizando fórmulas matemáticas que tienen similitudes evidentes.

La Ley de Coulomb establece que la fuerza de atracción entre dos masas es proporcional al producto de las mismas y se reduce a medida que aumenta la distancia entre ellas. Esta relación matemática puede expresarse como:

A pesar de las similitudes sorprendentes en las expresiones de ambas leyes, existen dos diferencias importantes. En primer lugar, en el caso de la gravedad no se han observado masas con diferentes signos como sucede con las cargas eléctricas, y la fuerza entre las masas siempre es atractiva. En segundo lugar, hay una diferencia significativa en los órdenes de magnitud entre la fuerza gravitatoria y la fuerza eléctrica.

Para ilustrarlo mejor, analicemos cómo actúan estas fuerzas entre un protón y un electrón en el átomo de hidrógeno. La distancia promedio entre el electrón y el protón es aproximadamente 5,3·10^-11 metros. Las cargas del electrón y del protón tienen valores específicos.

Es importante destacar que estos conceptos son fundamentales para comprender tanto la ley de Coulomb como la balanza de torsión.

=\kappa q_ } }}=8,99\times 10^ }^ } }^ }} }|\times |1,6\times 10^ }|} }^ }}=8,2\times 10^ }\,\!}

=G m_ } }}=6,67\times 10^ }^ } }^ }} }\times 1,67\times 10^ }} }^ }}=3,6\times 10^ }\,\!}

Al comparar los resultados, se puede observar que la fuerza eléctrica es aproximadamente 39 órdenes de magnitud más fuerte que la fuerza gravitacional. Esto se puede ilustrar con un ejemplo impactante: una carga equivalente a 1 pasa por cualquier punto de un conductor cuando circula una corriente constante de intensidad 1. En viviendas con tensiones de 220 rms, esto sería equivalente al consumo energético de una bombilla durante un segundo (120 W para instalaciones domésticas de 120 V rms).

Si pudiéramos juntar toda esa carga en dos puntos que estén separados por 1 metro, la fuerza de interacción sería:

=\kappa q_ } }}=8,99\times 10^ }^ } }^ }} }\times 1\ }} }}^ }}=8,99\times 10^ \ }\,\!}

La Ley de Coulomb establece que las cargas eléctricas se atraen o se repelen entre sí, dependiendo de su polaridad. Esta ley es fundamental para entender el funcionamiento de la balanza de torsión.

Imaginemos dos cargas eléctricas separadas por una distancia determinada. Según la Ley de Coulomb, si estas cargas son del mismo signo, se repelerán entre sí con una fuerza proporcional al producto de sus magnitudes y inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que las separa. Por otro lado, si las cargas tienen signos opuestos, se atraerán mutuamente con la misma intensidad.

Si pudiéramos concentrar enormes cantidades de carga en un punto específico, experimentaríamos fuerzas eléctricas extremadamente poderosas. Sin embargo, en realidad esto no ocurre debido a que los conductores tienden a mantenerse en estado neutro en términos eléctricos.

En otras palabras, aunque existan pequeñas variaciones locales en la distribución de carga dentro del conductor (debido a factores como fricción o contacto con otros materiales), nunca alcanzan niveles significativos para producir despliegues dramáticos causados ​​por fuerzas eléctricas extremadamente fuertes.

Esta neutralidad eléctrica inherente evita acumular grandes cantidades de carga en un solo punto y garantiza que los efectos observables sean más sutiles y equilibrados.

El diseño de la balanza de torsión creada por Charles Coulomb

En uno de sus trabajos más conocidos, Coulomb utilizó hilos de diferentes materiales para mejorar la precisión de una balanza llamada balanza de torsión. Esta herramienta consiste en una barra que cuelga de un hilo que puede torcerse. Si la barra se mueve, el hilo tiende a devolverla a su posición original.

La balanza de torsión es muy útil en experimentos científicos y en la medición precisa del peso. Por ejemplo, si queremos determinar con exactitud el peso de un objeto pequeño, podemos colgarlo del hilo y observar cuánto se desvía la barra. Cuanto mayor sea esta desviación, mayor será el peso del objeto.

Para perfeccionar aún más los resultados obtenidos con la balanza de torsión, es importante utilizar hilos hechos con distintos materiales. Esto se debe a que cada material tiene propiedades físicas diferentes y reaccionará ante las fuerzas aplicadas de manera distinta. Al comparar los resultados obtenidos utilizando diferentes hilos, podemos obtener mediciones más precisas y confiables.

You might be interested:  Ley 21.601: Cambios en la legislación de tránsito

Por ejemplo, si estamos midiendo el peso específico (densidad) de un líquido desconocido utilizando una balanza de torsión, podríamos usar hilos hechos tanto con nylon como con acero inoxidable para realizar dos mediciones independientes. Luego comparamos los resultados obtenidos y nos aseguramos así que nuestra medición sea lo más precisa posible.

Véase también

Coulomb, Charles Augustin (1788), fue un científico francés reconocido por su trabajo en el campo de la electricidad y el magnetismo. Su investigación sobre la ley de Coulomb sentó las bases para nuestra comprensión actual de las fuerzas eléctricas.

La balanza de torsión, también conocida como balanza electrostática, es un instrumento utilizado para medir fuerzas eléctricas. Consiste en una barra suspendida que puede girar libremente alrededor de un eje horizontal. En uno de los extremos se coloca una carga fija y en el otro extremo se coloca una carga móvil. Cuando se aplica una diferencia de potencial entre las cargas, la barra gira debido a la repulsión o atracción electrostática.

La balanza de torsión es especialmente útil para estudiar la ley de Coulomb ya que permite medir con precisión las fuerzas eléctricas entre dos cargas puntuales. Al observar el ángulo al cual gira la barra, podemos determinar tanto la magnitud como la dirección del campo eléctrico generado por estas cargas.

Este experimento ha sido fundamental para confirmar experimentalmente los principios establecidos por Coulomb y ha contribuido significativamente al desarrollo teórico y práctico del electromagnetismo.

La Ley de Coulomb es una ley fundamental en la física que describe la interacción eléctrica entre dos cargas. Esta ley establece que la fuerza electrostática entre dos cargas es directamente proporcional al producto de sus magnitudes y inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que las separa.

Una aplicación práctica de esta ley es la balanza de torsión, un dispositivo utilizado para medir pequeñas fuerzas eléctricas. Consiste en una barra suspendida por un hilo fino, con dos bolas cargadas colocadas a cada lado. Cuando se aplica una carga adicional a una de las bolas, se produce una torsión en el hilo debido a la repulsión o atracción electrostática entre las cargas. Midiendo esta torsión, podemos determinar con precisión la magnitud y dirección de las fuerzas eléctricas involucradas.

La balanza de torsión ha sido utilizada ampliamente en experimentos científicos para estudiar fenómenos electromagnéticos y determinar constantes fundamentales como la constante dieléctrica del vacío. También ha sido empleada en campos como la biología molecular para medir interacciones moleculares débiles.

La Ley de Coulomb es un principio fundamental en el campo de la electrostática. Fue formulada por el físico francés Charles-Augustin de Coulomb en el siglo XVIII y establece que la fuerza entre dos cargas eléctricas es directamente proporcional al producto de sus magnitudes y inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que las separa.

La balanza de torsión es un dispositivo utilizado para medir pequeñas fuerzas eléctricas o magnéticas. Consiste en una barra suspendida por un hilo fino con dos masas iguales colocadas en los extremos. Cuando se aplica una carga a una placa ubicada cerca del sistema, se genera una fuerza repulsiva o atractiva entre las cargas presentes en cada masa. Esto provoca que la barra gire ligeramente debido al torque generado por estas fuerzas.

Al medir el ángulo girado por la barra, podemos determinar con precisión la magnitud de esta fuerza electromagnética aplicada sobre ella. La balanza de torsión ha sido ampliamente utilizada para investigaciones científicas relacionadas con fenómenos electromagnéticos y ha contribuido significativamente al desarrollo del campo.

El experimento de Charles Coulomb para establecer su ley

Gracias a las mediciones realizadas por Coulomb, fue posible determinar que existe una fuerza de interacción entre dos cargas eléctricas. Esta fuerza depende tanto del valor numérico de las cargas como de la distancia que las separa.

Coulomb descubrió que esta fuerza sigue una ley matemática conocida como Ley de Coulomb. Según esta ley, la magnitud de la fuerza electrostática entre dos cargas es directamente proporcional al producto de sus valores numéricos e inversamente proporcional al cuadrado de su distancia.

La importancia del experimento realizado por Coulomb radica en el hecho de haber establecido un principio fundamental para entender cómo interactúan las partículas con carga eléctrica. Gracias a sus investigaciones, hoy en día podemos comprender mejor los fenómenos electromagnéticos y aplicarlos en diversos campos científicos y tecnológicos.

La demostración experimental de la ley de Coulomb

1. La fuerza entre dos cargas puntuales es directamente proporcional al producto de sus magnitudes.

2. La fuerza es inversamente proporcional al cuadrado de la distancia “r” que las separa.

3. Si ambas cargas tienen el mismo signo (positivo o negativo), se produce una fuerza repulsiva.

4. Si las cargas tienen signos opuestos, se genera una fuerza atractiva.

Estos descubrimientos permitieron establecer lo que hoy conocemos como Ley de Coulomb, que describe matemáticamente esta interacción electrostática.

Es importante destacar que estas leyes solo aplican a sistemas en los cuales no hay influencia externa significativa y cuando las distancias involucradas son mucho mayores que el tamaño físico real del objeto con carga puntual.

La balanza de torsión y su funcionamiento

La Balanza de Torsión es un instrumento de laboratorio utilizado para medir con alta precisión la masa de una muestra y también para determinar la fuerza electrostática entre cargas eléctricas. Este equipo fue fundamental en el desarrollo matemático de la ley de atracción entre cargas eléctricas, conocida como Ley de Coulomb.

1. Alta precisión: Permite obtener mediciones muy exactas tanto en términos de masa como en fuerza electrostática.

2. Determinación precisa del peso: La balanza permite calcular con gran exactitud el peso o masa total del objeto que se coloca sobre ella.

3. Medición directa: Proporciona resultados directos sin necesidad de realizar cálculos adicionales.

4. Sensibilidad ajustable: Es posible calibrar y ajustar la sensibilidad según los requerimientos específicos del experimento.

5. Diseño basado en torsión: Utiliza un sistema mecánico basado en el principio físico del torque producido por una fuerza aplicada a través del giro o torsión.

6. Plataforma estable: Cuenta con una plataforma sólida y estable donde se colocan las muestras a medir, evitando vibraciones externas que puedan afectar los resultados.

7. Escala graduada: Dispone de una escala graduada que permite leer fácilmente los valores obtenidos durante las mediciones.

8. Uso versátil: Puede ser utilizada tanto para objetos pequeños como grandes, siempre y cuando sean compatibles con su capacidad máxima.

9. Aplicaciones diversas: Además del estudio científico básico, esta balanza tiene aplicaciones prácticas en campos como la física, química y biología.

10. Contribución a la ciencia: La Balanza de Torsión fue fundamental en el desarrollo de la Ley de Coulomb, una ley fundamental en el estudio de las fuerzas eléctricas.