La Ley de la Independencia de Personalidades

Ley De La Independencia De Caracteres

La Ley de la Independencia de Caracteres es un concepto fundamental en el campo del diseño tipográfico. Esta ley establece que cada carácter debe ser diseñado y creado de manera única e independiente, sin verse afectado por su entorno o contexto. En otras palabras, cada letra o símbolo debe mantener su propia personalidad y forma distintiva, sin importar dónde se encuentre dentro de una palabra o texto. Esta regla asegura la legibilidad y coherencia visual en cualquier composición tipográfica.

Introducción

La Ley de la Independencia de Caracteres nos permite predecir cómo se heredan dos características asociadas a diferentes genes. A diferencia de la Ley de la Segregación, que se aplica a una sola característica y un solo gen, esta ley nos ayuda a entender cómo se transmiten simultáneamente dos rasgos distintos. ¿Cómo podemos hacer esto?

Para realizar una predicción precisa, es necesario determinar si los dos genes se heredan de manera independiente o no. Esto implica saber si se “ignoran” mutuamente al distribuirse en los gametos, o si permanecen juntos y se transmiten como una unidad.

Cuando Gregor Mendel se hizo esta pregunta, encontró que diferentes genes se heredan independientemente unos de otros, siguiendo lo que se llama la ley de distribución independiente. En este artículo, vamos a echar un vistazo más de cerca a la ley de la distribución independiente y cómo se utiliza para hacer predicciones. También veremos cuando la ley de la distribución independiente es válida (¡y cuando no!).

Ley de la Independencia de Caracteres: ¿Qué es y cómo funciona?

La Ley de la Independencia de Caracteres, propuesta por Mendel, establece que los alelos de diferentes genes se distribuyen de manera independiente en los gametos. Esto significa que el alelo recibido en un gen no tiene influencia sobre el alelo recibido en otro gen.

¿Qué significa la ley de segregación de los caracteres?

La segunda ley de Mendel, conocida como la Ley de la segregación, establece que en la descendencia obtenida del cruce entre dos individuos de una primera generación filial, se puede recuperar el fenotipo y genotipo del individuo recesivo presente en uno de cada cuatro descendientes. Esto significa que si cruzamos un organismo con características dominantes (AA) con otro organismo homocigoto recesivo (aa), los hijos resultantes serán todos heterocigotos (Aa). Sin embargo, al cruzar estos híbridos Aa entre sí, obtendremos una proporción de 3:1 en cuanto a los fenotipos observados. Tres cuartas partes mostrarán el fenotipo dominante y solo una cuarta parte presentará el fenotipo recesivo.

Para entender mejor esta ley podemos utilizar un ejemplo práctico. Supongamos que tenemos dos plantas de guisantes: una planta alta y otra baja. La planta alta tiene genes para altura dominante (A) mientras que la planta baja tiene genes para altura recesiva (a). Al cruzar estas plantas obtenemos todas las plantas altas heterocigotas (Aa) en la primera generación filial. Luego, si cruzamos estas plantas altas heterocigotas entre sí, encontraremos que tres cuartos serán altas y un cuarto será baja.

Este principio es importante tenerlo en cuenta cuando se realizan cruces selectivos o estudios genéticos. Nos permite predecir qué tipo de descendencia esperar según los alelos presentes en los progenitores y nos ayuda a comprender cómo se heredan ciertas características dentro de una población.

Ley de la Independencia Genética de los Caracteres

Vamos a ver un ejemplo concreto de la ley de la independencia de caracteres. Imagina que cruzamos dos plantas de guisantes que son genéticamente puras: una tiene semillas redondas y amarillas ( YYRR ) y la otra tiene semillas arrugadas y verdes ( yyrr ). Como ambos padres son homocigotos, según la ley de segregación sabemos que los gametos de la planta con semillas arrugadas y verdes serán ry, mientras que los gametos de la planta con semillas redondas y amarillas serán RY. Esto nos da como resultado una descendencia F1 compuesta por individuos RrYy.

You might be interested:  La Ley Nain Retamal: Un Vistazo a su Importancia y Relevancia

El gen que determina el color amarillo de la semilla es más fuerte que el gen que determina el color verde, al igual que el gen para la forma redonda es más dominante que el gen para la forma arrugada. Esto se puede observar en las letras mayúsculas y minúsculas utilizadas. Por lo tanto, las plantas F1 serán amarillas y redondas. Como estas plantas son heterocigotas para dos genes diferentes, se les llama dihíbridas (di- = dos, -híbrido = heterocigoto).

Cuando Mendel realizó la cruza entre dos dihíbridos o autofecundó un dihíbrido, obtuvo una descendencia de semillas de guisante que se dividieron en cuatro categorías diferentes: amarillas y redondas, amarillas y rugosas, verdes y redondas, y verdes y rugosas. Estas categorías fenotípicas (basadas en rasgos observables) aparecieron aproximadamente en una proporción de 9 : 3 : 3 : 1.

Esta relación fue fundamental para que Mendel descubriera la ley de la independencia de caracteres. Esto se debe a que una proporción de 9 : 3 : 3 : 1 es exactamente lo que se esperaría si los gametos (espermatozoides y óvulos) de la planta F1 tuvieran igual frecuencia: YR, Yr, yR, y yr. En otras palabras, este es el resultado que podríamos predecir si cada gameto obtuviera al azar un alelo Y o y, y en otro proceso también obtuviera al azar un alelo R o r (creando cuatro combinaciones con igual probabilidad).

La relación entre los cuatro tipos de gametos y la proporción 9:3:3:1 se puede confirmar utilizando el cuadro de Punnett mencionado anteriormente. Para crear el cuadro, colocamos los cuatro tipos de gametos igualmente probables a lo largo de cada eje. Luego, unimos los gametos en las casillas correspondientes en la tabla para representar los eventos de fertilización. En total, hay 16 posibles eventos de fertilización que tienen la misma probabilidad de ocurrir entre los gametos y se muestran en las 16 cajas del cuadro. Los genotipos resultantes en estas cajas reflejan una proporción fenotípica de 9:3:3:1, tal como fue observado por Mendel.

¿Cuáles son ejemplos de la tercera ley de Mendel?

La tercera ley de Mendel, también conocida como principio de la transmisión independiente, establece que los rasgos hereditarios pueden ser transmitidos de forma independiente. Esto significa que características diferentes pueden ser heredadas sin influenciarse mutuamente. Un ejemplo práctico es el estudio realizado por Mendel sobre dos características en guisantes: el color y la textura.

En su experimento, Mendel cruzó plantas con guisantes amarillos lisos (AA) y plantas con guisantes verdes rugosos (aa). Descubrió que la primera generación resultante tenía todos los guisantes amarillos lisos (Aa), lo cual indicaba una dominancia del alelo A para el color amarillo y la textura lisa. Sin embargo, al cruzar estas plantas entre sí, obtuvo una segunda generación donde aparecieron guisantes verdes rugosos nuevamente.

Este resultado demostró que las características del color y la textura se transmiten de manera independiente. Es decir, aunque un individuo pueda tener un genotipo heterocigoto para ambas características (Aa), estos rasgos no están vinculados entre sí en términos de herencia.

Un consejo práctico basado en esta ley es comprender que ciertos rasgos hereditarios no necesariamente se transmiten juntos o influyen uno sobre otro. Por ejemplo, si alguien tiene padres con cabello rizado pero ellos mismos tienen cabello liso, esto podría explicarse por esta ley mendeliana. El gen responsable del cabello rizado puede haber sido “saltado” en esa persona debido a factores genéticos complejos e interacciones entre genes.

Distribución independiente vs ligamiento

En la sección previa, se nos ha explicado de manera concisa la ley de distribución independiente de Mendel y cómo esta conduce a una proporción específica. Sin embargo, es importante considerar cuál sería la alternativa en caso de que dos genes no siguieran dicha distribución. ¿Qué sucedería en ese escenario?

En una situación extrema, los genes que determinan el color y la forma de las semillas podrían heredarse siempre juntos como un par. En otras palabras, los alelos responsables del color amarillo y la forma redonda pueden permanecer siempre ligados entre sí, al igual que los alelos para el color verde y la forma arrugada.

Para comprender cómo podría operar esto, imaginemos que los genes del color y la forma están unidos físicamente y no pueden separarse, tal como se muestra en las casillas alrededor de los alelos en el diagrama siguiente. Por ejemplo, esto podría suceder si ambos genes se encuentran muy cerca uno del otro en un cromosoma (un concepto que exploraremos más detalladamente al final del artículo).

You might be interested:  La serie de televisión "Ley y Orden: Unidad de Víctimas Especiales

En vez de transmitir un alelo de color y otro alelo de forma por separado a cada gameto, la planta dihíbrida F1 simplemente transmite una “unidad combinada” a cada gameto: ya sea un par de alelos YR o un par de alelos yr.

Para predecir los resultados de la autofecundación en este caso, podemos utilizar un cuadro de Punnett como se explicó anteriormente. Si los genes del color y la forma de las semillas siempre se heredaran juntos o estuvieran completamente ligados, entonces al cruzar individuos dihíbridos solo obtendríamos dos tipos de descendencia: semillas amarillas y redondas, o semillas verdes y arrugadas, en una proporción de 3 a 1. Sin embargo, los resultados reales obtenidos por Mendel fueron muy diferentes (una proporción de 9 a 3 a 3 a 1), lo que indicaba que los genes se segregaban independientemente entre sí.

Significado de la proporción 9 3 3 1

La segunda ley de Mendel, conocida como la ley del surtido independiente, establece que en los cruces dihíbridos se obtiene una proporción específica de descendencia. Esta proporción es de 9:3:3:1, lo que significa que por cada 9 individuos con rasgos dominantes para ambos genes, habrá 3 individuos con un solo rasgo dominante y dos individuos con el otro rasgo dominante. Además, habrá 1 individuo con ambos rasgos recesivos.

– Proporción 9: Individuos con ambos rasgos dominantes.

– Proporción 3: Individuos con un solo rasgo dominante.

– Proporción 2: Individuos con el otro rasgo dominante.

– Proporción 1: Individuo con ambos rasgos recesivos.

Lista aparte:

Los cruces dihíbridos según la segunda ley de Mendel resultan en las siguientes proporciones:

– Por cada nueve (9) individuos presentarán ambos genes expresando los caracteres fenotípicos correspondientes a sus respectivos alelos dominantes.

– Tres (3) individuos mostrarán solamente uno de los dos caracteres fenotípicos correspondientes a sus alelos dominantes.

– Dos (2) individuos exhibirán el otro carácter fenotípico relacionado al segundo gen involucrado en el cruce dihíbrido.

Ley de la independencia en la distribución

Para comprender por qué ocurre la distribución independiente, es necesario retroceder medio siglo y descubrir que los genes se encuentran físicamente en los cromosomas. Específicamente, las dos copias de un gen que lleva un organismo (como el alelo Y y el alelo y) están ubicadas en el mismo lugar de los dos cromosomas homólogos. Estos cromosomas son similares pero no idénticos, y cada organismo recibe uno de cada par de sus padres.

La base física de la ley de independencia de caracteres se encuentra en el proceso de formación de los gametos, específicamente en la meiosis I. Durante este proceso, los pares homólogos se alinean aleatoriamente en el centro de la célula antes de separarse. Esto nos permite obtener gametos con diferentes combinaciones tanto del padre como de la madre, lo que implica también diferentes alelos presentes en esos pares homólogos. La orientación aleatoria es fundamental para esta distribución independiente y variada.

Para comprender el significado de esto, podemos comparar dos arreglos cromosómicos en la etapa de metafase I. En un caso, los cromosomas rojos heredados de la madre permanecen juntos, mientras que en el otro caso se separan y se mezclan con los cromosomas azules del padre. Si este proceso de meiosis ocurre repetidamente, como sucede en las plantas de guisantes, obtendremos ambos tipos de arreglos y así se formarán gametos con combinaciones genéticas RY , Ry , rY y ry con igual frecuencia.

Los genes ubicados en diferentes cromosomas, como los genes Y y R, se separan de manera independiente. En el caso del guisante, por ejemplo, los genes que determinan el color y la forma de las semillas se encuentran en los cromosomas 1 y 7 respectivamente. Incluso aquellos genes que están alejados entre sí dentro del mismo cromosoma también se segregan de manera independiente gracias a un proceso llamado entrecruzamiento o intercambio de segmentos con su homólogo durante la etapa temprana de la meiosis I.

No obstante, existen genes que no se segregan de manera independiente. Cuando los genes están ubicados cerca uno del otro en un cromosoma, los alelos en ese mismo cromosoma tienden a heredarse juntos con mayor frecuencia. A este fenómeno se le llama ligamiento genético. En otros artículos y videos podremos profundizar más sobre el tema del ligamiento genético.

¿Cuál ley de Mendel no se aplica a los caracteres ligados?

La tercera ley de Mendel, conocida como la Ley de la Independencia de Caracteres, establece que los caracteres hereditarios se transmiten independientemente entre sí. Sin embargo, es importante destacar que esta ley no siempre se cumple. En realidad, solo se aplica cuando los dos caracteres que estamos estudiando no están ubicados en el mismo cromosoma.

You might be interested:  La Fuerza: La Segunda Ley de Newton Explorada

1) La Ley de la Independencia de Caracteres establece que los rasgos hereditarios se transmiten independientemente entre sí.

2) Esta ley solo se cumple cuando los genes correspondientes a esos rasgos no están ubicados en el mismo cromosoma.

3) Si ambos genes están ligados en un mismo cromosoma, hay más posibilidades de que sean heredados juntos y afecten al fenotipo final.

Es importante tener presente esta observación para comprender cómo funciona la transmisión genética y cómo pueden interactuar diferentes características dentro del organismo.

El funcionamiento de la ley de Mendel

La Primera Ley de Mendel, también conocida como el principio de la uniformidad, establece que al cruzar dos líneas puras, los descendientes de la primera generación serán iguales entre sí tanto en su apariencia (fenotipo) como en sus alelos (genotipo). Además, todos los descendientes tendrán una apariencia similar al progenitor dominante.

1. La Primera Ley de Mendel fue formulada por Gregor Mendel a través de sus experimentos con guisantes.

2. Esta ley establece que cuando dos organismos puros son cruzados, todos los descendientes serán iguales entre sí y similares a uno de los progenitores.

3. Los organismos puros son aquellos que tienen dos copias idénticas del mismo alelo para un determinado rasgo.

4. El fenotipo es la expresión visible o detectable del genotipo (combinación específica de alelos).

5. El genotipo representa las combinaciones posibles de alelos presentes en un organismo.

6. En el cruce entre organismos puros homocigotos dominantes (AA) y recesivos (aa), todos los descendientes serán heterocigotos dominantes (Aa).

7. La proporción fenotípica esperada será 100% para el fenotipo dominante y 0% para el fenotipo recesivo.

8. La Primera Ley de Mendel se basa en la segregación independiente de los alelos durante la formación de los gametos.

9. Los alelos dominantes son aquellos que se expresan en presencia o ausencia del alelo recesivo correspondiente.

10. Esta ley sienta las bases para comprender las leyes posteriores de Mendel, como la Segunda Ley (principio de la segregación) y la Tercera Ley (principio de la distribución independiente).

La definición de la ley de dominancia

La Ley de la Independencia de Caracteres, también conocida como la Segunda Ley de Mendel, es un principio fundamental en la genética. Esta ley establece que los genes responsables de diferentes características se heredan independientemente entre sí.

En otras palabras, cuando dos organismos se cruzan y tienen características distintas para varios rasgos, estos rasgos no están necesariamente relacionados entre sí. Por ejemplo, si cruzamos plantas con flores rojas y altas con plantas con flores blancas y bajas, las características del color de las flores y la altura no estarán ligadas.

Esto significa que los genes que determinan el color de las flores se segregan independientemente a los genes que determinan la altura. Como resultado, podemos obtener una combinación aleatoria en sus descendientes: algunas plantas pueden tener flores rojas y ser altas; otras pueden tener flores blancas pero ser bajas; e incluso puede haber plantas con flores rojas pero bajas o viceversa.

Esta ley es importante porque nos ayuda a comprender cómo se transmiten los caracteres hereditarios y cómo se generan nuevas combinaciones genéticas en cada generación. Además, nos permite predecir qué rasgos podrían aparecer en futuras generaciones al realizar cruces selectivos entre organismos con diferentes características fenotípicas.

El progenitor de la genética

Gregor Mendel fue un monje austríaco del siglo XIX que realizó importantes experimentos con plantas de guisantes y describió las leyes básicas de la herencia. A través de su trabajo, Mendel pudo demostrar cómo los rasgos se transmiten de una generación a otra.

Mendel descubrió que los caracteres o rasgos hereditarios no se mezclan ni se diluyen en cada generación, sino que se mantienen independientes unos de otros. Esto significa que cada carácter es transmitido por separado y conserva su identidad en el proceso.

Además, Mendel estableció la existencia de dos formas diferentes para cada carácter hereditario, conocidas como alelos. Estos alelos pueden ser dominantes o recesivos, lo que determina si un rasgo específico será expresado en un individuo o no.